Los resultados de la investigación de Northwestern University publicados en 2015 muestran que la formación musical está relacionada con el desarrollo de la atención selectiva y el control inhibitorio.

La atención selectiva actúa como un mediador entre el mundo que nos rodea y nuestra experiencia de ese mundo. Proporciona una base esencial para casi todos los aspectos de nuestras vidas, incluyendo cómo aprendemos, cómo actuamos y la selección de pensamientos y percepciones para fundirnos en recuerdos. Para los niños pequeños, el desarrollo de fuertes habilidades de atención auditiva es fundamental para el aprendizaje exitoso y el desarrollo del lenguaje.

Los hallazgos de la investigación realizada por Jessica Slater, Andrea Azem, Trent Nicol, Britta Swedenborg y la Dra. Nina Kraus, proporcionan la primera evidencia directa de un índice biológico para la atención auditiva selectiva en músicos jóvenes y sugieren que la formación musical puede apoyar la maduración auditiva atención durante años fundamentales de desarrollo.

Compararon las respuestas de músicos y no músicos en tres grupos de edad: preescolares, niños en edad escolar y adultos jóvenes. Se tocaron dos historias cortas apropiadas para la edad a través de dos altavoces montados en la pared a la izquierda y a la derecha de los participantes. A los participantes se les pidió que escucharan una de las dos historias y dirigieran su mirada a una pantalla montada en la pared a 1,5 mts. frente a ellos. Después de un tiempo determinado, a los participantes se les hicieron preguntas sobre la historia que se les dijo que escucharan, y luego repitieron el proceso escuchando la otra historia y respondiendo otras preguntas.

La investigadora de educación musical australiana Anita Collins mencionó la investigación en su página de Facebook y señaló: “El control inhibitorio es la capacidad de regular nuestra atención o respuestas de comportamiento en cualquier situación dada. Esta es una habilidad aprendida y una que es vital para un aprendizaje efectivo, musical o de otro tipo. ¿Cuántos estudiantes (y tal vez adultos) conoces que luchan con su control inhibitorio y podrían beneficiarse de la formación musical formal en un instrumento?”.

Desafortunadamente, la falta de un grupo de control activo impide que los investigadores vinculen esta habilidad exclusivamente con los músicos. Es posible que las habilidades auditivas desarrolladas a través de otras actividades como el aprendizaje de un idioma extranjero y la danza produzcan efectos similares. Pero la conciencia de los beneficios asociados con la formación musical para el desarrollo de la atención proporciona consideraciones importantes para los educadores y los responsables de la política educativa que participan en el diseño del currículo.

 

FUENTE: Science Direct: http://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S1878929315000146

August 24, 2018
  • 0
  • 0
Category: Blog

Add Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *